Prácticas en Empresa (PNL) - Certificados de Profesionalidad

La característica más relevante de las prácticas no laborales (PNL) es que se desarrollan en un ámbito de trabajo real, donde el alumnado puede observar y desempeñar las funciones propias de las distintas ocupaciones relativas a una profesión, conocer la organización de los procesos productivos o servicios y las relaciones socio-laborales en la empresa o centro de trabajo. El alumnado está en todo momento orientado y asesorado por los responsables de su seguimiento (Tutores formadores) y evaluación que a tal fin serán designados por el Centro de Formación.

Las prácticas a realizar no suponen la existencia de relación laboral contractual entre el alumnado y el centro de trabajo o empresa. Por tanto, el alumnado no puede percibir retribución alguna por su actividad formativa, ni por los resultados que puedan derivarse de ella.

En relación con la selección de la posible empresa donde realizar las PNL (Prácticas No Laborales), el Centro de Formación realizará la selección de la empresa más adecuada al Programa del Certificado de Profesionalidad correspondiente y esperar a que la Administración lo valide. 

Por otro lado, el alumnado está cubierto, en todo momento, por el seguro de accidentes que contrata el Centro de Formación y que incluye incluso el desplazamiento entre el domicilio del alumno y la Empresa de prácticas (In Itinere) donde el alumno realiza sus prácticas no laborales.

El Centro de Formación, junto con la empresa, elabora el programa formativo de las PNL en el que se incluye el contenido, la duración, el lugar y el horario de las mismas y el sistema de tutorías para su seguimiento y evaluación.

La Empresa de Prácticas designa, entre su personal, un Tutor que supervisa y apoya técnicamente a los alumnos en el desarrollo de las PNL, distribuye las tareas entre el alumnado, y colabora también finalmente en su evaluación de cierre final de prácticas.

VENTAJAS PARA EL ALUMNO:

Oportunidad de aplicar lo aprendido en los Centros de Formación y demostrar la competencia profesional adquirida ante la empresa y en situaciones laborales reales.

Conocer la organización socio-laboral del sector y en particular de un centro de trabajo o empresa tipo.

Adquirir madurez para futuros aprendizajes y adaptar sus capacidades a los cambios del sector de actividad correspondiente.

Conocer el tipo de puestos de trabajo que se ofertan en un determinado sector, sus relaciones funcionales y orgánicas, cómo están relacionadas unas tareas con otras, técnicas y procedimientos específicos relativos a las ocupaciones y puestos de trabajo asociados a su cualificación.

Posibilidad de inserción profesional, dado el porcentaje importante de alumnos que son contratados laboralmente en las empresas donde han realizado las PNL.

VENTAJAS PARA LA EMPRESA:

Poder formar en sus técnicas y procesos de trabajo a futuros empleados reduciendo el tiempo y coste tanto de selección de personal como de adaptación al puesto de trabajo en una futura y posterior contratación.

Cubrir mejor las necesidades futuras de profesionales bien preparados, favoreciendo su competitividad en el mercado.

Mejorar y consolidar su estructura con personal cualificado que la hacen más competitiva e innovadora.

La empresa amplía su esfera de relación, lo que genera un mejor conocimiento de la misma en su entorno, favoreciendo nuevas posibilidades de actuación.

Los Centros de Formación conocen de forma directa las necesidades reales y concretas de formación de las empresas, así como las nuevas técnicas o equipos.